Masajes Relajantes

Es el resultado de la combinación de diversas técnicas, a través de nuestro Masaje Caprice usted podrá relajar todo el cuerpo y a la vez aliviar la contractura muscular originada por la fatiga física y mental. El masaje se realiza de pies a cabeza, con amasamientos y presiones firmes brindando mayor tiempo y presión en las zonas contracturadas. Lo acompañamos de compresas calientes (opcional). Lo puede tomar por el tiempo que usted desee (no menos de 30 minutos).

Si su mayor tensión se concentra en sus pies este es el masaje indicado para usted. En la actualidad, prestamos muy poca importancia a los pies, es el gran olvidado de nuestro cuerpo y sin embargo, es la parte del cuerpo donde van a parar multitud de terminaciones nerviosas.

La planta del pie y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. Este es el principio de la reflexología podal.

Podrá disfrutar de un masaje relajante de cuerpo completo y finalizar con una terapia de reflexología podal.

El Shiatsu es una terapia que actúa con una suave presión sobre determinados puntos del organismo pero haciendo hincapié sobre todo en ambos lados de la columna vertebral.

Es una técnica de aplicación de la medicina tradicional china y sigue los mismos principios de energía y de meridianos que el acupresión.

El Shiatsu como terapia, de 2 a 3 veces por semana, sirve para reintegrar la vitalidad del cuerpo, ayuda a regular el sistema hormonal, la circulación sanguínea y del líquido linfático, para eliminar desechos y disminuir la tensión muscular. Permite también disminuir el estrés, el insomnio y consolida las capacidades de auto-sanación.

Indicado para aquellas personas que buscan desconectarse de la rutina diaria y recargar energías. Se realiza mediante desplazamientos rítmicos y presiones moderadas. El masaje abarca cabeza, cuello, hombros, espalda y extremidades.

Suave y cálido, mediante la aplicación de piedras calientes podemos lograr una relajación total ayudando a recuperar horas de sueño y a la vez alivia tensiones musculares. Las piedras se aplican sobre puntos determinados del cuerpo, durante una sesión, el terapeuta coloca piedras sobre los puntos energéticos del organismo de la paciente: a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies, sin olvidar una piedra pequeña sobre el tercer ojo, situado en el centro de la frente.

Durante la terapia usamos piedras de distintos tamaños a una temperatura que alcanza los 60°C, sin llegar a quemar la piel. De preferencia se usan piedras oscuras por su alto contenido de hierro lo cual ayuda a mantener el calor por más tiempo lo que hace que aumente su poder magnético y por lo tanto sus bondades.

A través de movimientos suaves y rítmicos se logra mejorar la circulación linfática favoreciendo la eliminación de la linfa y de los líquidos intersticiales con lo cual ayudamos a depurar el organismo. El drenaje linfático está indicado para todas aquellas personas que buscan mejorar su salud.

En todos los tipos de linfedemas: Post-operatorios, insuficiencia de la circulación de retorno, úlceras varicosas. Edemas: post-traumático, linfostáticos (edema de brazo tras extirpación mamaria), post-operatorio (mejora la cicatrización). Procesos reumáticos: migrañas, vértigos, cefaleas, enfermedades crónicas de las vías respiratorias como rinitis, sinusitis, faringitis y amigdalitis, resfriado, catarro y bronquitis, otitis, enfermedades crónicas de la piel como acné, eczemas y capilares dilatados, embarazo en descarga de las piernas y prevención de estrías en la piel, post-radioterapia, hematomas, post-fracturas o esguinces, estrés. Indicaciones estéticas: celulitis, piernas cansadas e hinchadas, acné, edemas faciales, quemaduras, post-cirugía estética, cicatrices y queloides, varicosidades y varices. Contraindicaciones: Cualquier disturbio del ritmo cardíaco, accidentes cardíacos recientes como infarto y angina de pecho, afecciones inmunitarias, tumores malignos, hipotensión e hipertensión severa, hipertiroidismo, heridas abiertas, embarazo (sobre el abdomen), edema nefrítico y edema por infección aguda, infecciones agudas, fiebre, flebitis, trombosis y tromboflebitis.